Saltar al contenido

Auxilio, necesito un vestido de cóctel

No estoy segura si a todas nos ha pasado, a mí, la primera vez que me mencionaron un vestido de cóctel, lo primero que se me vino a la mente fue un vestido con estampado de piñas, copas de piñas coladas y hasta me imagine que los accesorios serían una cesta de piñas en la cabeza, acepto que ahí ya deje volar mi imaginación, espero no ser la única a la que le haya pasado eso. La verdad es que conceptos como formal, informal, semiformal son un poco más intuitivos cuando los escuchamos por primera vez. Pero si tú eres como yo, que no sabes que pensar cuándo te dicen un vestido de cóctel o tienes una idea pero no está totalmente clara de lo que significa este tipo de vestido, te he venido ayudar, para que no estés por la vida pensando en que cóctel se traduce directamente en piñas y tragos tropicales.

Aunque no lo creas estos vestidos tienen su historia, en los años 50 se comenzó a utilizar esta terminología para los trajes cortos que se usaban para salir entre la tarde, casi cayendo la noche, al teatro o a tomar algo (¡de seguro un cóctel!), esas salidas donde la ropa cotidiana, que se usa durante el día es mal vista, ya que no es tan elegante; pero en las que es demasiado extravagante usar un traje de noche.

Entonces… ¿Qué es un vestido de cóctel?

Ahora que ya sabes que un vestido de cóctel no es aquel con un estampado tropical, sino un vestido como para ir a tomarse unos coctelitos con tus amigas después de salir del teatro, te diremos cuáles son esas características que debe cumplir un vestido para poder entrar en esta categoría.

  1. Primero que todo, el vestido debe ser elegante, tiene que ser un vestido confeccionado con una tela de calidad. Un vestido con el que te atrevas a ir para una ópera, teatro o un evento de alta sociedad.
  2. No debe poder ser catalogado como un vestido corto, ni como un traje de noche. Recuerda que desde los orígenes de estos vestidos, sus usos eran para horarios entre la tarde y la noche, por lo tanto tiene que estar en un punto medio entre los vestidos de noche y de día
  3. El largo debe estar por debajo de la rodilla, sin llegar a los tobillos. Dependiendo de tu altura puede ser más o menos conveniente algún largo en específico. Si eres muy baja, un vestido muy largo no es apropiado para tu estatura, mi recomendación para ti, es que el vestido este justo bajo la rodilla, podrías considerar uno un poquito más arriba, pero nunca sobre esta. En cambio, si eres alta, un vestido a nivel de la pantorrilla podría ser tu perfecta elección.
  4. Si no te imaginas como lucían aquellas mujeres de la década de los cincuenta para ir a un teatro, te recomiendo que te ilustres buscando fotos. Es importante nunca copiar exactamente ese estilo, en lugar de eso, hay que adaptarlo a la moda actual. Un detalle importante de aquel estilo, que no se puede dejar de lado, es el lujo y la pedrería que se solía ostentar en esas ocasiones. Por lo tanto, es un punto clave para nuestro vestido de cóctel que posea un detalle especial, como para entrar en esa categoría.
  5. Es importante recalcar la tela con la que debe estar elaborado el vestido, esta debe ser rica y elegante. Estos vertidos son de categoría y el material con el que se realizan lo debe ser también. Algunas de las posibles telas con las que podría estar cocido tu vestido son: el chifón, tafetán, satén y algunos tipos de encaje para añadirle ese toque especial que necesita tu vestido.
  6. Lo último y no menos importante, es que el vestido te tiene que permitir acompañar a un traje oscuro o un esmoquin. Sea que vamos al evento solas o acompañadas, este tiene que ser un elemento que no podemos descuidar, nuestro vestido no debe desentonar ni opacar a un traje de caballero. Si vamos solas a un evento, no significa que no vamos a encontrar a un buen acompañante con el que podamos disfrutar de un buen trago. Así que hay que estar preparadas para cualquier situación.

Muy bien, ya sabes como es y que debe cumplir un vestido para ser considerado de cóctel. Ahora nos tenemos que preocupar es….

¿Con qué acompañamos nuestro vestido de cóctel?

  1. Comencemos por los pies, unos zapatos de tacón medio o alto son una buena alternativa, esto va a depender del sitio a donde vayas a salir, pero lo más importante es que te sientas cómoda con ellos y que el color no desentone con el vestido.
  2. Una cartera o bolso (mediano o pequeño) donde puedas colocar desde el maquillaje para retocarte, hasta los documentos que te identifiquen. Recuerda que no tiene que hacer juego con los zapatos, solo tiene que quedar bien.
  3. Como se suelen usar de tarde, un lindo sombrero o tocado puede ayudarte a dar un toque especial que pocas podrán igualar.
  4. Si el vestido es de tirantes o las mangas que posee son cortas, unos guantes le pueden aportar un poco más de clase. Sin embargo, si ese no es tu estilo, una chaqueta corta, manga larga o tres cuartos, podrían ser más sport pero con el toque clásico y chip que necesita un vestido de cóctel.
  5. Recuerda que la bisutería son el complemento de todo atuendo. No tenemos que exagerar, si el vestido tiene suficientes elementos que lo hagan destacar, mientras más discretas sean las joyas que utilicemos mejor.
  6. Es recomendable usar medias, como los eventos tienden a ser en la tarde, este parte del traje hace que nuestras piernas luzcan mejor y con más clase.

Ya sabes todo lo que necesitas conocer sobre los vestidos de cóctel, estos son mucho más versátiles que los trajes de noche. Por lo tanto te pueden salvar en cualquier evento o ceremonia, no importa la hora del mismo.

Cuéntame, ¿Era un vestido de cóctel lo qué te imaginabas?