Saltar al contenido

Luce femenina a cualquier hora del día

Sin importar si vives en un país tropical o uno con estaciones, la moda siempre está presente en la vida de una mujer, sobre todo si estás leyendo este artículo. Además, no importa la estación, un vestido de día siempre es una opción bastante práctica y cómoda para lucir en cualquier ocasión. Eres libre de pensar que no estoy en lo correcto, puede que tú seas una chica de pantalones, pero aquí te expondremos algunos puntos a favor de usar vestidos durante el día.

No es relevante si eres una chica universitaria o si es verano, primavera u otoño. Si eres de las que le gusta lucir fresca, sea en el trabajo, en la institución donde estudias o simplemente al salir a dar una vuelta por tu vecindario o con tus amigas, sabes la buena opción que es un vestido, que, acompañado con los accesorios adecuados, se puede adaptar para casi cualquier situación.

¿Por qué usar vestidos de día?

  1. El punto más fuerte de los vestidos es que te hace lucir femenina, sea estampado, de encaje o de un único color, todo vestido, que le quede bien a tu cuerpo, logrará resaltar tu belleza femenina y estarás lista para conquistar las calles.
  2. Podrás andar cómoda y fresca, si los hombres usaran vestido, esta sería la principal razón por la que no se los quitarían. Tú, como mujer, debes aprovechar esa libertad que te aporta un vestido y la mejor parte es que, no importa que pose tengas, un vestido siempre logrará hacer que luzcas radiante y esbelta.
  3. Te permiten jugar con diferentes looks además de aportarte mucho estilo. Con un simple vestido, solo cambiando los accesorios, podemos conseguir diferentes estilos, desde casual y moderno hasta uno rockero. Solo hay que saber combinarlo con los zapatos, chaquetas, accesorios, maquillajes y hasta peinados para adaptarlo y conseguir el estilo con el que te sientas cómoda ese día.
  4. Aunque no lo creas, un buen vestido, que se amolde de la manera adecuada a tu cuerpo, logrará disimular algunos kilos que puedas tener de más. Sobre todo los vestidos holgados, estos no solo te hacen lucir súper chip, también logran esconder los rollitos y la pancita que a veces nos suele disgustar.
  5. Por último y no menos importante, tus piernas son las protagonistas. Quítate los complejos con respecto a mostrar tus piernas, luce segura y orgullosa de ellas. Si tienes que ocultar muchas marcas de la infancia, puede que unas buenas medias te puedan ayudar. Pero es mejor si te sientes libre de mostrar tus largas piernas, aún si eres una persona baja de estatura, mientras más piernas muestres (sin pasarnos a lo vulgar) más alta darás la ilusión de ser. En pocas palabras, con un vestido puedes lucir más alta.

Espero que te hayamos logrado convencer de que un vestido de día puede traerle muchos beneficios a tu estilo, la verdad somos amantes de los vestidos y existen tantos modelos para usar esta temporada que estamos seguras de que lograrás encontrar el vestido apropiado para cada ocasión. Sin embargo, tienes que tener en cuenta otro pequeño detalle, no solo el modelo, también el color y las tonalidades del vestido te ayudarán a conseguir el estilo más moderno y apropiado para ti.

¿Cómo elegir el color de tu vestido?

Según los colores de la temporada

En este 2016, ya el Instituto Pantone se ha manifestado para establecer cuáles son el conjunto de tonalidades para este año. Ellos han establecido que los colores que trasmiten sensación de calma y relajación, dejando atrás los brillos intensos, son los colores que deberían estar en la paleta cromática de tus vestidos. La intención es mostrarnos alegres, relajados ante cualquier circunstancia para disfrutar de la belleza de la vida. Los colores de este año son:

+.Rose Quartz+.Peach Echo

+.Serenity

+.Snorkel Blue

+.Buttercup

+.Limpet Shell+.Lilac Gray

+.Fiesta

+.Iced Coffe

+.Green Flash

Según tu color de piel

Está claro que elegir un vestido no es una tarea sencilla; sin embargo, cuando tenemos claro que colores nos favorecen más, se nos puede facilitar un poco la elección. La verdad es que puedes usar cualquier color, pero nuestra recomendación seria evitar los tonos que sean muy similares a tu color de piel. También deberías tener en cuenta que la luminosidad de los colores nos favorecerá más, mientras más contraste haya. Es decir, si eres de piel oscura, los colores luminosos o claros serán una mejor elección. Te detallaremos mejor los colores que te harán lucir más fresca y brillante. Si tu piel es…

  • Muy clara, los colores oscuros y saturados lograrán que resaltes, el rojo, los verdes y azules oscuros pueden ser tus grandes aliados al momento de seleccionar un vestido.
  • Amarillenta o clara, los colores que te favorecerán más serán los neutros como el blanco, negro y gris. También los rosados, el rojo, los lilas y los azules te pueden beneficiar mucho. Con una paleta de colores fríos lograrás convertirte en una hermosa y delicada flor.
  • Trigueña intermedia o morena clara, eres afortunada por tu tono de piel, prácticamente no hay color que te desentone. Para el día no te recomendaríamos usar un gris, porque te aportaría mucha seriedad. Si no tienes ánimos de resaltar mucho, los azules, el rosa claro, el blanco y el beige te otorgarán mayor suavidad.
  • Morena oscura, si bien es un tono de piel complicado para vestir, una vez que consigues la paleta de colores apropiada, no va a existir nada que te pueda detener. Colores cálidos, en especial el amarillo, te harán resaltar de la mejor manera. Sin embargo, si buscas tonos más neutros, recuerda que tienen que ser luminosos, pero no muy intensos, para que resulten más favorecedores. Si el objetivo es lucir elegante, en paz o en armonía con la naturaleza, el blanco será tu más fiel amigo; pero si el objetivo es verte sexy y rockera, el negro te ayudará con ese objetivo.

Esperamos haberte ayudado, recuerda que un vestido siempre resaltará el lado más femenino de tu personalidad y si lo tuyo son los estampados, solo tienes que encontrar aquellos que queden mejor con la paleta de colores que te favorece más.

¿Sueles usar vestidos a diario? cuéntanos con cuales te sientes más cómoda.