Saltar al contenido

Un vestido siempre es una buena opción

Sin importar la edad, cultura, religión o país donde vivas, algo que tenemos en común todas las mujeres es que, al momento de ir a una fiesta, siempre queremos causar la mejor impresión; y lucir nuestra mejor gala, nos da la seguridad y la confianza para cumplir ese objetivo. No importa el lugar o el motivo de la festividad, si nos han invitado tenemos que ser la mejor vestida, por supuesto, sin apocar a la anfitriona o invitada especial, aunque la mayoría de las veces nos olvidamos de ese pequeño detalle.

Cómo tenemos que ser la que mejor luce, siempre tenemos esa preocupación de: ¿qué me puedo poner para resalta?, ¿queda en mi clóset algo qué no hayan visto todos los que van a la fiesta?, ¿con cuál traje me han tomado menos fotografías? y la típica ¿tendré que salir a comprar algo? Si eres mujer, no puedes negar que, al momento de ir a una fiesta, se te ha cruzado alguna de esas interrogantes por la cabeza.

Hoy te hemos venido a ayudar y un tips que seguro debes saber, es que, sin importar el motivo o la hora de la fiesta, un vestido siempre es una buena opción. Aunque también es cierto que los zapatos o sandalias a tono, con accesorios relucientes y un buen maquillaje son el complemento perfecto para que el día de la fiesta logres resaltar entre la multitud y todos queden comentando el excelente gusto y estilo que tienes.

¡Pero cuidado! si bien es cierto que, para una fiesta, una perfecta alternativa es un vestido, también es cierto que no todo vestido es una buena opción para cualquier ocasión. Dependiendo del lugar, motivo, hora y acompañantes van a variar los posibles vestidos que nos podemos colocar. Es decir, ¿te imaginas ir a una fiesta infantil, en un parque, a plena luz del día con un vestido largo y brillante?, sí, todos van a hablar de ti, pero no serán críticas positivas, te invito a que te imagines viendo tú a esa persona, ¿qué dirías?

Otro detalle importante que hay que tener en cuenta con los vestidos, es que existen distintos modelos que hacen resaltar distintas partes de nuestro cuerpo. Por lo tanto, para lograr conseguir mejores resultados con nuestro atuendo, tendremos que encontrar el vestido que mejor se adapte a nuestro cuerpo y que resalte, de verdad, todas aquellas zonas que más nos agradan de nosotras.

Ahora bien, queremos encontrar el vestido de fiesta que mejor se adapte a tu situación, y demostrarte que un vestido siempre es una buena opción. Así que te hemos preparado varios escenarios dependiendo de…

1) Hora de la fiesta

a) La fiesta es en la mañana o en la tarde

Las fiestas en este horario tienden a ser bastante infantiles, familiares y no requieren tanto lujo de nuestra parte. En este caso un vestido de unos cuatro dedos sobre las rodillas, muy refrescante, de colores claros y con una buena caída (debe ser fluida), es la perfecta opción para ti. En cuanto a los zapatos, unas sandalias sin tacón o unas zapatillas coquetas de un color neutral o que combinen con el vestido sería lo más adecuado.

b) La fiesta es en la noche

Las fiestas en las noche tienen muchos más factores que influyen en la elección de nuestro vestido ideal. Dependiendo de la formalidad de la ocasión cambiarán los consejos que deberías seguir para escoger tu traje. Sin embargo, un vestido negro, que realce los puntos fuertes de nuestro cuerpo, siempre va a ser una buena opción, sobre todo si lo combinamos con el maquillaje y los zapatos, preferiblemente tacones, apropiados.

2) Formal, semiformal o informal

a) Informal

Cuando nos dicen que la fiesta es informal, nos podemos alegrar porque no nos tenemos que preocupar tanto por como lucir. Sin embargo, si eres de las que le gusta llamar la atención, esto no te detendrá. Tienes que cuidarte mucho de no resaltar por exceso, pero tampoco dejar de lado el espíritu de diva que llevas por dentro, todo tiene un punto medio. Si estás buscando un vestido para una fiesta informal lo más importante es que la tela debe ser suave, nada pesada, ni brillante. Dependiendo de la hora y lugar nos podríamos arriesgar a usar uno largo, pero no es muy recomendable, a menos de que la tela y el estilo del vestido sean súper sencillo. Los accesorios también tienen que ser poco llamativo y preferiblemente zapatos sin tacón (o con uno muy pequeño en su defecto).

b) Semiformal

Este es el más sencillo de todos, un vestido corto nunca fallará, escoge el que le quede mejor a tu cuerpo y no te tienes que preocupar por el tipo de tela. Dependiendo del lugar puede variar lo lujoso de los accesorios y zapatos, pero te puedes poner creativa.

c) Formal

Lo complicado de lo formal es que ya no se sabe si se traduce directamente en un vestido largo, consulta con el anfitrión que tan formal es el evento. Esto puede variar desde un semiformal con accesorios lujosos y zapatos altos, hasta un vestido largo, lujoso, con accesorios brillantes y, por supuesto, unos buenos tacones.

No queríamos dejar de hablar de las fiestas en la playa, que últimamente está  de moda celebrar nuestras bodas frente al espectacular mar azul. Si te han invitado a una boda playera, el vestido ideal para ti es uno corto adelante y largo atrás, si arrastra un poco mejor. Con la brisa que suele haber en las costas, el vuelo de este vestido te quedará como anillo al dedo, por supuesto, la tela debe ser fluida, poco pesada y fresca. Combina ese vestido con unas sandalias blancas y un buen peinado medio suelto y tendrás unas fotos que jamás olvidarás. Es muy importante el color del vestido, pregúntale a tu amiga si puedes usar uno blanco, si te dice que no, un color melón, amarillo claro o azul, dependiendo del que le quede mejor a tu tono de piel, podrían ser una buena elección.

Y a ti, ¿Cómo te gusta lucir?